Preguntas frecuentes

Preguntas frecuentes

Preguntas frecuentes

Los autobronceantes funcionan a través de la acción combinada de la Eritrulosa y la Dihidroxiacetona (DHA), que al unirse con los aminoácidos de la capa córnea –capa superficial-, logran oscurecer la piel. El resultado es un color bronceado saludable y duradero.

Nuestra Emulsión Autobronceante hidrata y nutre la piel profundamente gracias a su fórmula enriquecida con Ácido Hialurónico y Vitaminas A y E.

Los autobronceantes funcionan a través de la acción combinada de la Eritrulosa y la Dihidroxiacetona (DHA), que al unirse con los aminoácidos de la capa córnea –capa superficial-, logran oscurecer la piel. El resultado es un color bronceado saludable y duradero.

Es fundamental antes de la primera aplicación, eliminar las impurezas de la piel mediante una esponja exfoliante, para unificar el tono y textura de la misma. Asistir en las zonas más rugosas (codos, rodillas y talones), sin descuidar el resto. Luego, extender el producto en forma pareja por todo el cuerpo.
Aplicar en el rostro, sin descuidar el cuello y la parte externa de las orejas. Evitar el contorno de los ojos, entradas del cabello y cejas.
Una vez finalizada la aplicación, es importante lavarse bien las manos con agua caliente y jabón.

Es preferible dejar que el producto se absorba bien antes de vestirse.

Se puede utilizar durante todo el año sin ningún tipo de problemas. El resultado es una piel con un tono bronceado natural y saludable.

No. El autobronceante no posee filtro solar. Si vas a estar al sol, es necesario aplicar un protector solar al menos 30 minutos antes de la exposición.

Cuando la piel se estira, las fibras con menor elasticidad se rompen creando marcas llamadas estrías. Al principio las estrías son de color rojizo o violáceo, están elevadas y pueden picar, y finalmente se aplanan y quedan blancas.

No existe un tratamiento que pueda eliminar las estrías por lo que su prevención cobra una importancia mayor. Para ello es aconsejable la correcta y temprana aplicación de cremas con alto contenido de vitamina A.

Los especialistas coinciden en que la mejor manera es iniciar el tratamiento al comienzo del embarazo con la aplicación de cremas ricas en Vitamina A, fundamentalmente. Este componente trabaja favoreciendo el crecimiento de tejidos, aumentando su función inmunitaria y reduciendo enfermedades infecciosas.

Las estrías aparecen habitualmente en el abdomen, las mamas, muslos, caderas y zona lumbar.

Debe aplicarse realizando movimientos circulares ascendentes ya que se favorece la circulación de la sangre y absorción de la crema. Es aconsejable utilizarlas luego del baño ya que los poros están abiertos y absorben mejor los nutrientes de la crema.

Un estudio publicado por la Academia Americana de Dermatología (ADD, sus siglas en inglés) demostró que usando este tipo de cremas durante algunos meses las estrías mejoraban su apariencia y hasta llegaban, en algunos casos, a detener su evolución. Por otra parte, además de prevenir la aparición de estrías, las cremas compuestas con Vitamina A ayudan a evitar la sensación de picazón producto del estiramiento de la piel.

Es un trastorno sumamente frecuente por el cual la piel se observa opaca y con descamación blanquecina. Al tacto es muy áspera y sin elasticidad.

No necesariamente. Puede ser solo una alteración circunstancial de la piel, condicionada por factores externos o variaciones del organismo.

Una piel sana se ve uniforme y sin descamación. Al tacto es suave y elástica.
La descamación de la piel sana se produce toda la vida aunque es invisible y no genera cambios de textura.

La humedad de la piel depende de su capa más superficial o capa córnea que actúa como barrera regulando la pérdida de agua. Además contiene numerosos ácidos grasos que impiden la evaporación continua.
Un capa córnea normal tiene un 20% de agua y un 30 a 50% de ácidos grasos y ceramidas que mantienen la hidratación. El agua “viaja” desde las capas más profundas de la piel y queda retenida en su superficie por la interacción entre las células de la piel y los ácidos grasos
Las causas de piel reseca pueden ser:
• Hereditarias o familiares
• Envejecimiento fisiológico
• Ambientales: temperatura baja, poca humedad, exposición solar, aire acondicionado, calefacción
• Agentes químicos: jabones y detergentes, geles, lociones, perfumes, medicamentos 

Cualquier piel sana expuesta a estos elementos puede presenta episodios de sequedad de grado variable.

Las zonas más afectadas son el sector delantero de las piernas, los pies, los antebrazos y las manos.

El envejecimiento reduce la producción y retención del agua en la piel fundamentalmente por disminución de los ácidos grasos. Este proceso es paulatino y comienza alrededor de los 40 años. El 75% de las pieles seniles presentan una sequedad intensa y picazón.

Cuando la piel se reseca pierde suavidad, tersura y brillo. Al tacto es áspera y aparecen escamas de color blanquecino de diverso tamaño puede haber picazón.

La piel grasa es normal en la adolescencia y juventud en la zona central del rostro, centro del pecho y la espalda. Con los años esto se reduce gradualmente y se puede llegar atener piel seca en esas zonas 
La piel del resto del cuerpo puede ser seca en cualquier momento de la vida si es hereditaria o si es normal y está sometida a factores climáticos o ambientales de resecamiento.

• Evitar la exposición intensa al sol
• Utilizar jabones suaves y cremosos
• Evitar la exposición al frío intenso y viento
• Humectar la piel diariamente con los productos adecuados
• Beber 2 litros de agua diarios
• Evitar el consumo de tabaco y alcohol

Deben elegirse jabones neutros, suaves y cremosos. Los jabones exfoliantes se recomiendan una vez por semana.

Se debe aplicar cremas hidratantes todos los días. Así se retiene agua en la piel y se reduce su eliminación manteniendo suavidad y tersura.

La manteca de Karité es ideal para la prevención y tratamiento de la piel extraseca. Es un producto natural que se extrae de un árbol originario del África Sub Sahariana.
Como es una sustancia forma una película sobre la piel y su utilización en crema produce una hidratación pasiva al reducir la pérdida de agua.
Su excelente poder hidratante activo se debe a que en su composición química posee ácidos grasos muy similares a los de la piel normal Al interactuar con las células cutáneas, retienen agua y limitan su evaporación.
Cuando se encuentran incorporados en una crema desarrollada y formulada adecuadamente se absorben en forma rápida sin dejar residuo graso.

Siempre debe colocarse una crema hidratante antes del maquillaje, si no se corre el riesgo de que quede desparejo y se desprenda con las escamas.

Se puede, pero no es un procedimiento confiable ya que tiene numerosas variaciones de acuerdo a la edad, la época del año, el stress, la actividad que se realice, etc.
En general se dice que al levantarse por la mañana si se pasa un pañuelo de papel sobre la piel…

• La piel grasa lo ensuciará con secreción en todo el rostro. 
• La piel seca no dejará residuo. 
• La piel mixta ensuciará en la zona t y no en las mejillas.

Sin embargo, la manera correcta es consultar a un dermatólogo.

Piel grasa: es gruesa, brillante, a veces de color amarillento rojizo. Tiende a tener poros dilatados, puntos negros o puntos blancos que le dan un aspecto irregular como si siempre estuviese “sucia”.

Piel seca: tiene bajos niveles de sebo y retiene poco el agua que naturalmente se encuentra en la epidermis. No tiene brillo y puede presentar pequeñas escamas Tiende a enrojecerse y da una sensación de tirantez, especialmente después del lavado con agua.

Piel mixta o normal: es el de la mayoría de las mujeres jóvenes y adultas. Su textura es suave y el color es uniforme; no tiene manchas ni escamas. Combina una leve grasitud en la frente, nariz y mentón (llamada zona T) con piel tersa con tendencia muy leve al resecamiento en las mejillas y alrededor de los ojos.

Piel sensible: es fina y se enrojece fácilmente, especialmente con cambios de temperatura, el sol y el viento. Tolera mal los cosméticos y los tratamientos de belleza. Tiene tendencia a resecarse y formar escamas Puede asociarse con cualquiera de los tipos anteriores.

El envejecimiento de la piel depende de factores hereditarios y factores ambientales. Los hereditarios se manifiestan a lo largo del tiempo. Los ambientales (exposición solar, poca higiene, falta de aporte de antioxidantes, climas muy secos, stress, etc) influyen directamente para acelerar o no este proceso. La piel seca puede mostrar signos de envejecimiento más precozmente que se revierten con el tratamiento adecuado.

No sólo es posible sino que es normal que la piel vaya modificándose en las diferentes etapas de la vida.

La piel sensible es sumamente vulnerable y puede ser congénita o presentarse en cualquier etapa de la vida combinándose con la mixta, seca o grasa. Las personas de piel muy clara tienen tendencia a presentar mayor sensibilidad al sol y otros factores climáticos.

Cuidados de la piel grasa

• Buena higiene diaria con lociones de limpieza para piel grasa o jabones especiales. Enjuagar con agua tibia. 
• Cremas pulidoras 3 veces por semana para eliminar el engrosamiento. El pulido debe realizarse con suavidad para evitar el resecamiento excesivo y la irritación que producen un efecto inverso y aumentan la producción de sebo. 
• Humectación diaria con lociones o geles sin grasas o aceites, especialmente por la mañana, sobretodo si la temperatura es muy baja. La piel necesita protección agregada. 
• Como tratamiento en consultorio se aconsejan microdermoabrasiones (pulido físico) y peelings (pulido químico) que dejan la piel limpia, translúcida y turgente. 
• Seleccionar siempre productos y cosméticos “oil free”.

Cuidados de la piel seca

• Higiene diaria con cremas o emulsiones. Pulido muy suave cada 15 días. 
• Hidratación y nutrición diaria por la mañana y por la noche. 
• Tratamiento en consultorio de hidratación y nutrición en los casos de piel extremadamente seca. 
• Seleccionar adecuadamente los cosméticos. 

El cuidado de la piel normal es un equilibrio entre ambas. Un ejemplo es…

• Higiene diaria con emulsiones. 
• Pulido suave semanal solo en la zona T o seborreica. 
• Hidratación por la mañana. 
• Nutrición por la noche.

El fotoenvejecimiento, es producto de la exposición prolongada, y sin la debida protección a la radiación solar. La severidad varía dependiendo del tipo de piel, es más intensa en individuos de piel clara, debido a que su piel al producir menos melanina (sustancia natural que da color y protección a la piel), está más expuesta a la intensidad de la exposición al sol.

Los signos más frecuentes son: sequedad, pecas, arrugas, pérdida de la elasticidad, telangiectasias (arañitas), manchas en la piel, que aparecen en las zonas más expuestas: como cara, cuello escote y dorso de las manos.

Los protectores solares son productos de uso externo, que contienen sustancias químicas y/o físicas que actúan como barrera frente a las radiaciones solares, impidiendo o disminuyendo la agresión de los rayos solares sobre la piel.

La vida al aire libre y la exposición prudente al sol son muy saludables. La liberación de sustancias capaces de influir sobre el organismo sería un posible mecanismo de acción que explicaría la sensación de calor envolvente, la relajación, la acción energizante y antidepresiva que se resume en la frase “Tomar sol me carga las pilas”. Además, el sol ayuda a la síntesis de vitamina D.
Los contras están relacionados con la sobre exposición, se destacan el fotoenvejecimiento, las reacciones alérgicas, cutáneas y lesiones más graves como el cáncer de piel.

No es recomendable exponerse al sol entre las 10 y las 16hs.

Debe renovarse cada 2 horas e idealmente también al salir del agua o luego de una sudoración excesiva.

Sí, aunque un protector solar sea resistente al agua debe renovarse después de 40 minutos de inmersión.

Es el Factor de Protección Solar. Indica el tiempo que se puede permanecer al sol sin sufrir quemaduras.

El cálculo es 10 (minutos) x 30 (n° de factor) = 300 (minutos). 
Este es un valor de medición estándar, por lo que el producto debe ser reaplicado cada 2 horas para mantener su estabilidad.

• Es preferible siempre consultar al médico dermatólogo sobre el factor de protección solar que es adecuado para tu piel.
• Debe proteger de la radiación UVB y UVA 
• Elegir protectores solares que sean además buenos hidratantes. Esto facilita un bronceado uniforme y previene el desecamiento natural que se produce al exponerse al sol.
• Deben ser hipoalergénicos.

La radiación UV-B es la que llega a las capas más superficiales de la piel y es responsable del enrojecimiento y quemadura solar. La radiación UV-A es la que penetra en las capas más profundas y atraviesa los vidrios de ventanas y anteojos. El UVA es responsable del envejecimiento prematuro. 
¿Qué es la doble protección UV-B / UV-A?
La mayoría de los protectores tienen un número o índice que es el Factor de Protección Solar (FPS). Este índice, mide la efectividad de un producto para prevenir las quemaduras solares causadas por los rayos UV-B.
La radiación UV-B causa quemaduras solares, pero la UV-A puede dañar el tejido cutáneo bajo la superficie. Entonces es fundamental la protección contra los rayos UV-A debido al daño acumulativo y no visible que produce, sobre todo en las pieles sensibles de niños y adolescentes.

Los bebés menores de 6 meses NO deben exponerse al sol en forma directa, no pueden utilizar protectores solares. Debemos protegerlos con ropa.
Para los niños mayores a 6 meses, debemos colocarles un protector FPS 30 o mayor, mantenerlos a la sombra de 10 a 16hs.

Si, claro. Hasta el 80% de la radiación UV solar puede atravesar una nubosidad poco densa.

Las cremas de protección solar no deben usarse para aumentar el tiempo de exposición, sino para aumentar la protección cuando la exposición es inevitable.

Suscribite al newsletter

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetuer adipiscing elit. Aenean commodo

The subscriber's email address.